lunes, 22 de mayo de 2017

Líderesa, por la gracia de Dios


Es realmente llamativo, por no decir vomitivo, la coincidencia de los creadores de opinión en su tratamiento desconsiderado, despreciativo, con la decisión de los militantes del PSOE de devolver a Pedro Sánchez la Secretaría General de su partido, un trato del que es paradigmático el artículo de Pilar Cernuda en el Grupo Joly, no solo por el titular, en el que afirma que los militantes de PSOE se han suicidado -"llevan al partido al abismo"-, sobre todo en el final, cuando cuestiona que a un líder de un partido deba elegirlo la militancia -"preguntarse si las primarias son la fórmula adecuada para elegir los altos cargos de un partido"-, un comentario que suscribirían todos aquellos que pensaban, y piensan, que para la estabilidad de España, es decir, para que siga gobernando Rajoy y el PP, era mejor que ganara Díaz. Sin dudas, Pilar Cernuda y todos ellos, echan en falta los tiempos en los que un alto cargo se designaba a dedo, que era, por ejemplo, como Falange designaba a sus mandatarios, que después podían ser gobernadores civiles de provincias como Cádiz.

El Mentidero



domingo, 21 de mayo de 2017

El Rocío no sale por culpa de Kichi

Eso dicen, que la culpa de que la Hermandad del Rocío no procesione en la Magna que se prepara, es del alcalde de Cádiz, que no permite que la carroza la arrastren dos mulas, pues, dicen, siempre se ha trasladado la imagen de la Virgen así.

Salvo, digo yo, cuando les ha interesado que procesione de otra manera. Por ejemplo, en el año 2011, no hubo inconveniente en sacar, en Cádiz, a la Virgen del Rocío en un paso con cargadores.


O en el 2013.

Y si quieren ver la procesión del 2011, aquí tienen el enlace.

Concurso 229

Está en Cádiz, ¿dónde?

De premio, un peine, para el levantito.


sábado, 20 de mayo de 2017

Un titular malévolo


El que le ha puesto Laura Garófano a su artículo en El Mundo, acusando a "Kichi" de dejar sin procesionar a la Hermandad del Rocío.

 Aunque aclara la periodista que es en aplicación de una ordenanza municipal, la intención málévola se mantiene, por ejemplo, cuando afirma que en la procesión magna van a participar todas las cofradía y hermandades de Cádiz, excepto la rociera, cuando de todos es conocido que se estableció un máximo de quince pasos, de los que, contando con el Simpecado rociero, solo habían confirmado su participación doce. Sin la hermandad del Rocío quedarían once, como informaba Durio en Diario de Cádiz hace un par de días.

La Caleta a las diez



San Sebastián y Santa Catalina, anoche, a las 22 horas.

Aparca donde quieras

En plena calle Ancha, anoche.

Terrazas y hostelería


Es normal que haya surgido un debate sobre la ocupación de la vía pública con terrazas de establecimientos hosteleros, pues, si es evidente que dan vida a una ciudad con buen clima a lo largo de todo el año, que generan riqueza y dan empleo -aunque bastante menos, me temo, del que se dice-, también es cierto que se ha abusado de la ocupación de espacios públicos, con fines privados, en plazas en las que ya, prácticamente, no queda espacio libre, pero sobre todo en algunas calles del casco histórico, donde las mesas y sillas de un bar ocupan las tres cuartas partes de la calle, dejando, a veces, menos de un metro para el paso de viandantes.

He leído el Borrador de la Ordenanza para regular la ocupación de la vía pública, con sillas y mesas, y me parece muy razonable, no creo que perjudique a la hostelería, salvo en casos puntuales, donde, objetivamente, nadie puede negar que se ha abusado.

Para que nadie se de por aludido, la foto es de Gante.

viernes, 19 de mayo de 2017

jueves, 18 de mayo de 2017

Turistas asiáticos

No sé por qué hay tantos comentarios críticos con el punto, del programa de Susana Díaz, que habla del turismo asiático en España:

Sin ir más lejos, esta mañana el Veedor estaba lleno de camboyanos, vietnamitas, yemeníes, nepalís, mongoles, maldivienses, qatarís, coreanos (del norte), bangladesianos, afganos (de ambos bandos), butaníes (que no butaneros), incluso filipinos, eso sí, no había ni un chino.

¡Ah!, y todos bebiendo manzanilla.