domingo, 15 de noviembre de 2015

¡Es que ni nombran la Constitución de 1812!


Cuenta Diario de Cádiz que la Junta de Andalucía retoma -y van...- el proyecto de realizar una ruta doceañista por varias localidades y lugares de la provincia.

La idea se planteó desde antes del bicentenario, aunque todos los anteriores intentos fracasaron por falta de consenso político, cuando el protagonismo partidista se impuso sobre la razón y los intereses ciudadanos. El resultado fue una serie de edificios rehabilitados, otros a medio terminar, un par de centros de interpretación que casi dejaron de tener sentido, y otra posibilidad de desarrollo económico desperdiciada.

Pero si hay un paradigma del fracaso del bicentenario es el Oratorio de San Felipe Neri. ¡Qué cobazo le dio la iglesia gaditana a la Junta! Es verdad que el incumplimiento del acuerdo que posibilitó la rehabilitación se produjo con el cambio de obispo, pero también es cierto que el colectivo eclesial, tanto los pastores, como los fieles de la diócesis, han callado y lo han permitido.

En la actualidad no solo han cerrado la puerta que unía el centro de interpretación con el oratorio, es que cuando alguien visita San Felipe Neri los guías y el audiovisual que se proyecta, no explican nada sobre las Cortes que allí se celebraron entre 1811 y 1813. Como me decía indignado un amigo historiador que estuvo el el oratorio a finales de octubre, refiriéndose a la Constitución de 1812, "¡es que ni la nombran!".

1 comentario:

Feliciano Gámez Tutor dijo...

Yo ya ni me tomo la molestia de ir con mis alumnos, estoy harto de que los guías sólo hablen de las imágenes que decoran el oratorio. Es lamentable que esta ciudad viva de espaldas al mar que le dio la vida y que, para colmo de males, desprecie el acontecimiento histórico que la grabó con letras de oro en la Historia