domingo, 17 de septiembre de 2017

Cuando en Cádiz había cónsules...

Relación de los cónsules de diferentes países, en 1912, año del Centenario de la Constitución de 1812. Cónsules, de Liberia, Mónaco, Turquía..., además de los iberoamericanos, Estados Unidos y europeos.

Bolardos inutilizados

Un mal ciudadano, un irresponsable, ha movido los bolardos que han colocado al principio de la calle Ancha, en su entrada por la plaza de San Antonio, dejándolos inutilizados para su finalidad protectora.

Quizás, quien lo hizo, tenía algún motivo urgente, pero debía haberlos repuesto en su sitio después.
Las fotos son de anoche a las 23 horas.

sábado, 16 de septiembre de 2017

Concurso 244 ampliado

Sigue estando en Cádiz, ¿dónde?

De premio, arroz a la cubana, pero sin huevo.


Para los turistas

Con motivo del centenario de la Constitución de 1812 se plantearon proyectos que, como en el bicentenario, no se ejecutaron, como este edificio que se proyectó construir en el muelle y que, hoy, denominaríamos centro de recepción de turistas.

Publicado en 1912. Un pena que no se hiciera.

jueves, 14 de septiembre de 2017

¡Exagerao!

Foto de Diario de Cádiz

Calificar la presentación de un recurso contencioso administrativo como "un brutal golpe antidemocrático que atenta contra la soberanía de los municipios", es una exageración, además de recurrir a un tópico muy frecuente entre los nuevos políticos. Parecería que se consideran tan cargados de la pureza democrática, que no admiten discrepancias.

Dicho esto, y aunque el recurso contencioso administrativo es un instrumento legal, no sé qué argumentos, ni implicación institucional, tiene la Subdelegación del Gobierno para presentarlo. En este caso, creo que tiene razón Álvaro de la Fuente al acusar al PP del uso partidista de las instituciones.

La democracia en el mundo



Algunas sorpresas nos llevamos viendo el índice mundial.


Fuente: The Economist. Intelligence Unit.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Concurso 244

Está en Cádiz, ¿dónde?

De premio arroz a la cubana.


Teoría del botellón

Este artículo se publicó en la sección Tribuna del Grupo Joly en el julio del 2004. Como se vuelve a hablar del botellón y el Ayuntamiento ha convocado un proceso participativo sobre el botellódromo, lo publico aquí por si le interesa a alguien.

Aviso que los datos y precios no los he actualizado, siguen siendo los de 2004. 
                                
Teoría del botellón

Periódicamente el botellón, y toda la problemática social que le acompaña, resurge en los medios de comunicación que reflejan el desasosiego de quienes lo padecen. El botellón -que podría definirse como una reunión de jóvenes en lugares públicos para consumir bebidas, previamente compradas en almacenes, escuchar música y hablar- se ha convertido en una costumbre y en un problema social. Por ello, y por lo que supone de una nueva expresión de sociabilidad informal, ya ha sido objeto de análisis de sociólogos, antropólogos y otros investigadores sociales. Trabajos como el de Baigorri y Fernández, o el muy reciente e inédito de Diego Farnié, de Paris III, han intentado una explicación del fenómeno que tanto preocupa a las autoridades y a las comunidades de vecinos que lo sufren.

Aunque hay varias hipótesis sobre su origen –hay quien lo relaciona con la movida madrileña de los ochenta, olvidando que la movida tenía como escenario locales cerrados-, se apunta que el botellón pudo surgir en Cáceres a principios de los noventa, cuando el ayuntamiento impuso un horario de cierre para los bares donde los fines de semana se reunían los jóvenes. Tras la “guerra de los horarios”, los jóvenes optaron por ocupar plazas públicas para continuar tomando copas, charlando y escuchando música. A partir de aquí, y sin que pretendamos certificar el nacimiento del botellón, lo cierto es que a mediados de los noventa era un fenómeno extendido por España.

Las características básicas del botellón son comunes en todas partes: jóvenes de entre 16 y 30 años que acuden, en cualquier época del año, a un lugar abierto de fácil accesibilidad mediante transportes públicos y privados, donde consumen bebidas alcohólicas compradas previamente en grandes superficies o en pequeños locales cercanos a la zona de consumo, escuchan música y charlan con sus amigos.

El botellón causa problemas sociales, entre los hay que destacar el derivado del consumo imprudente y excesivo de alcohol por unos consumidores que no se pueden considerar habituales –la mayoría de los botelloneros sólo bebe las noches de botellón- y que después recurren al coche o a la moto para regresar a sus casas; y el que padecen los vecinos que viven en las zonas de botellón, que, además de no poder descansar, se encuentran al día siguiente calles, plazas, fachadas y portales de sus viviendas, sucias.

Pero también hay que recordar que tras el botellón se encuentran intereses económicos que no son, casi nunca, como equivocadamente se ha señalado, el de los hosteleros de las zonas escogidas por los jóvenes, que ya quisieran que las consumiciones se realizaran en sus locales. Mayores beneficios encuentran en el botellón las grandes marcas de bebidas alcohólicas que venden sus productos se consuman donde se consuman, y que incluso han tratado de adaptarse a los nuevos consumidores creando bebidas envasadas con la mezcla ya realizada, y de sabores más dulces. Como también se benefician los pequeños comercios que venden las botellas, los vasos de plástico y el hielo para las mezclas –algún pequeño comercio hay que abre a partir de las diez de la noche los fines de semana.

Es casi una pescadilla que se muerde la cola. El estudio de Baigorri y Fernández estima que los botelloneros cuentan con una media de 3.60€ por noche, lo que les impide acudir a un local de moda a tomar unas copas: un combinado de cola en una terraza de la plaza de Santa Ana en Madrid cuesta 6,5€, y el mismo combinado en un chiringuito de la playa en Cádiz 4,5€. Pero tampoco se puede acusar a los hosteleros de provocar el problema: los locales nocturnos tienen un horario muy corto de comercio –y no se olvide que los jóvenes salen cada vez más tarde- tienen un gran coste de instalaciones, y, además, están gravados fiscal y municipalmente con tasas muy altas, por lo que no todo lo que se cobra por una copa es beneficio exclusivo para el hostelero.

Pero hay un elemento más que no se debe olvidar: el botellón supone también la conquista de un espacio propio por los jóvenes que lo practican, un espacio donde desarrollar una nueva forma de sociabilidad, acorde a unos gustos independientes y libres. En una sociedad donde cada vez es más difícil lograr la independencia económica y familiar, el botellón supone la creación de un escenario personal de relación social, un escenario sin trabas ni encorsetamientos, donde unas mínimas normas de convivencia se establecen espontánea y libremente por el grupo: cada botellonero sabe que de tal a cual hora puede encontrar a sus amigos en el lugar convenido, que debe aportar una cantidad para las copas, y poco más. Y un espacio donde la comunicación grupal es fundamental, donde la conversación distendida es el eje de la reunión –en la mayoría de los locales nocturnos el volumen de la música impide una conversación en grupo. Este elemento, el de la conquista temporal de un espacio propio, adaptado a sus gustos e intereses, es el que hace del botellón un fenómeno nómada, adaptable a las estaciones, y lo convierte en un fenómeno complejo de difícil solución.

Sin pretender darla, si nos atrevemos a afirmar que las “movidas alternativas” no resuelven el problema principal, el de propiciar un espacio propio y libre a los jóvenes, pues con ellas parece que se trata de reconducirlos a lugares señalados y acotados. Hay que proporcionar espacios libres que no causen molestias a los vecinos que buscan un merecido descanso. Hay que educar a los jóvenes tanto en unas normas de convivencia elementales, como en el consumo responsable. Y hay que proporcionar transportes públicos para evitar que tras el botellón se recurra a los vehículos particulares para regresar a casa. Soluciones difíciles a las que hay que echarle imaginación y ganas.
                             

lunes, 11 de septiembre de 2017

Absolutamente impresentable


No hay justificación posible, no es solo una actitud sexista, es puro desprecio al espectador, que se agrava cuando nos cuentan, desde la propia dirección del programa, que todo estaba pactado y que no tiene importancia.

Creo que la tiene y mucha, por lo que sería interesante saber qué piensa la dirección de la Televisión Andaluza y, sobre todo, los responsables políticos de la Junta de Andalucía.

No obstante, el problema es una parte de la programación que a mi, como a otros muchos andaluces, me avergüenza.

En Vejer

El sábado noche, en el castillo de Vejer de la Frontera, presentando el libro de Antonio Morillo Historias de Vejer. Con Antonio Muñoz, Pepe Oneto y Pablo Sebastián. Acudió mucha gente.

Después del acto, pasamos un buen, e interesante, rato de charla sobre temas de actualidad.

viernes, 8 de septiembre de 2017

Tendedero

¿Turistas?, o ¿naturales? En cualquier caso falta de civismo, mala educación.

En la calle Sagasta, casi esquina con Ancha. A diario.

jueves, 7 de septiembre de 2017

También son memoria histórica

El caso del busto de Miguel Grau -un año ha estado sin placa-, no es el único.

El busto de Juan Pablo Duarte, fundador de la República Dominicana, también está sin placa. Y si el busto de Grau fue un regalo de la marina peruana, el busto de Duarte es un regalo del gobierno dominicano a Cádiz.

Y en las murallas de San Carlos falta una placa de homenaje a Alejandro Malaspina, brigadier de la Armada Española que, junto con José de Bustamante, organizó una importantísima expedición científica por tierras de América, Asia y Oceanía. Tal fue el papel del marino nacido en Mulazzo (Italia), que el viaje es conocido como Expedición Malaspina.

En 1989 la Academia Hispanoamericana colocó una placa en las murallas de San Carlos conmemorando el bicentenario de la salida de la expedición; y cinco años después el ayuntamiento de su ciudad natal, Mulazzo, regaló otra a la ciudad, conmemorando el bicentenario del regreso de Malaspina a Cádiz. Esa es la placa que falta desde hace tiempo.




En las fotos, cortesía de Hans, la placa que falta y el estado actual de la muralla, donde se aprecia la falta de la placa.

Al parecer, en el Ayuntamiento no saben que esas placas también son memoria histórica de Cádiz. Seguramente por eso, sin el menor pudor, estén esperando una visita de autoridades de la República Dominicana y de Mulazzo, para que las repongan ellos.

Pintada misteriosa


Confieso que no sé cómo interpretar el mensaje.

¿Antifascista? ¿Antimúsica, rechazando el do, re, mi, FA...? ¿Antifada? O, ¿se refiere al antifá de los 25 años de comparsistas?

Si alguien puede explicármelo, se lo agradecería.

En cualquier caso, el autor se lo podía pintar en la frente...

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Homenaje al almirante Grau y vergüenza gaditana

Si yo fuera el responsable de mantenimiento urbano del Ayuntamiento de Cádiz, no saldría a la calle mientras estuviese atracado en el puerto de Cádiz el buque escuela peruano BAP Unión.

Da vergüenza pensar que, hasta hace dos días el busto del "peruano del milenio", el almirante Miguel Grau, que está en la Alameda, haya estado prácticamente un año sin placa, sin dudas, debido a la desidia -quien sabe también si incultura- del responsable municipal.

Seguramente el lunes -les aseguro que el domingo Grau seguía sin placa- , cuando llegó el buque, las propias autoridades peruanas comunicaron que ellos mismos repondrían la placa que faltaba y añadirían otra, para dejar constancia de la primera visita del buque a Cádiz.

No sé si el concejal que representó al Ayuntamiento gaditano se disculpó con los marinos peruanos, pero, si no lo hizo aún está a tiempo, pues el texto de la primera placa colocada ayer, es una copia exacta de la desaparecida, de la que el ayuntamiento debió reponer hace casi un año.

Vergüenza ajena da que haya tenido que venir una delegación peruana a reponer la placa del almirante Miguel Grau.




Nuevo libro de Antonio Morillo


Tercer libro de Antonio Morillo en unos tres años, y tercer prólogo que, honrado, le pongo.

domingo, 3 de septiembre de 2017

Plan Estratégico del Patrimonio de Cádiz


Interesante idea la de hacer un Plan Estratégico del Patrimonio histórico de Cádiz, pues no se debe olvidar que el patrimonio cultural en un motor económico parael desarrollo local, provincial yregional, también es un elemento de cohesión social, así como una posibilidad de disfrute y ocio, tanto para los habitantes de una ciudad, como para sus visitantes. Son asuntos que tratamos en dos cursos de verano de la UCA, en los años 2014 y 2015, de los que pueden encontrar un breve resumen aquí y aquí.

De la completa información que proporciona el siempre bien documentado José Antonio Hidalgo, en Diario de Cádiz, aunque no se especifica la metodología que se seguirá en la elaboración del plan -tampoco cabe que se exponga en el artículo periodístico-, hay dos cuestiones que llaman la atención. La primera que la elabore una delegación, la de Patrimonio, cuyas competencias están muy definidas en el organigrama municipal, que indica que el "Servicio de Patrimonio tiene por objeto las actuaciones relativas a los bienes de propiedad municipal, especialmente inmuebles, o sobre los que ostente algún derecho", de manera que, entre sus competencias, destaca la de la "Gestión del Inventario de bienes municipales, su aprobación anual y comprobación, tanto de los bienes de dominio público como de los patrimoniales", lo que, para entendernos, viene a significar que es una delegación de asuntos internos. 

Pero más llama la atención que se deduce que, en la primera fase, la de la elaboración del plan estratégico, el proyecto lo realizarán solamente técnicos de dicha delegación, y que posteriormente se recurrirá a la colaboración con otras delegaciones y concejalías, resultando llamativo que, quizás por pura casualidad, la última que se menciona es la de Cultura, cuando la Fundación Municipal de Cultura debería estar desde el primer instante colaborando en la elaboración del plan estratégico.

En este sentido, basta recordar que varios organismos relacionados con el patrimonio histórico y cultural son competencia de la concejalía y Fundación de cultura, como los museos municipales, los archivos, las bibliotecas, el ECCO y otras salas de exposiciones, centros culturales, de flamenco, etc.

Por otra parte, también conviene recordar que fue iniciativa de la Fundación Municipal de Cultura elaborar, entre los años 1999 y 2000, un "Catálogo histórico artístico y cultural de la ciudad de Cádiz", donde ya se apuntaban ideas, que alguna utilidad podrían tener todavía, sobre el patrimonio histórico y cultural de Cádiz.

Y también pueden tener utilidad las conclusiones de la Mesa de Patrimonio del Plan C, de las que, además de las conclusiones publicadas por el propio Plan C, algunas reflexiones sobre el asunto puse en cuatro entradas en este blog, que titulé "Plan C: patrimonio histórico y ciudad viva, y que a quienes le interesen, les enumero con enlace: una; dos; tres; y cuatro.

viernes, 1 de septiembre de 2017

Mercaderes de la Ilustración

Con motivo del Tricentenario del traslado de la Casa de Contratación de Sevilla a Cádiz, ayer se inauguró, en la fachada del Mercado de la Libertad, "Mercaderes de la Ilustración", una interesante y atractiva exposición realizada por AIP Cádiz (Asociación de Ilustradores Profesionales de la provincia de Cádiz), con el patrocinio de la Fundación Municipal de Cultura, del Ayuntamiento de Cádiz.

Un trabajo colectivo, que reúne 34 obras de otros tantos autores, centrado en ilustrar -nunca mejor dicho- la llegada de productos indianos a Europa, a través del comercio indiano.

Cada ilustrador ha escogido un producto, desde el tomate a la trata de esclavos, pasando por el cacao, el azúcar o el tabaco, y, con diferentes estilos, dibujan lo que supuso la entrada de esos productos en el mercado y la sociedad española.

 





Merece la pena pasear con calma por el exterior del Mercado de la Libertad estos días, observando y admirando el trabajo realizado por AIP Cádiz.

jueves, 31 de agosto de 2017

Chocos en su tinta con guisantes

El almuerzo de ayer: unos buenos chocos, comprados enteros a Faly, limpiados en casa, preparados con ajo fileteado y un toque de manzanilla. De guarnición, en vez de arroz, guisantes, que deben quedar enteritos. Salió muy bueno.


20 años sin Lady Di

Recuerdo perfectamente el día del entierro de Lady Diana: di un paseo por una ciudad vacía, Cádiz, escuchando música, la que se oía en la calle de la retransmisión televisiva del sepelio.

Dicho esto, y con todo respeto, también digo que no entiendo que los principales medios de comunicación, nacionales y locales, le dediquen más espacio a el topicazo de los "20 años sin...", que a la comparecencia de Rajoy en el Parlamento, en principio, para hablar de la Gurtel, aunque ni Rajoy, ni el portavoz del PP, lo hicieran.

Insisto, no entiendo la importancia que se le da a lo de los "nosecuantos años sin...".

Creo que es bueno recordar acontecimientos históricos, positivos y negativos, como lección social, por eso entiendo que se conmemoren los 200 años de la proclamación de la primera Constitución de un país, o los 70 del final de una guerra mundial, acontecimientos de influencia general, ya sea a nivel mundial o nacional, pero no entiendo que se generalice con la nostalgia de los 20 años sin Lady Di -pese a su labor filantrópica, que, por cierto, ningún medio de los que he leído menciona-, ni con los 40 años sin Elvis, los 30 sin Fred Astaire o sin Rita Hayworth, o los 50 sin Vivien Leight, sin Edgard Neville, sin Magritte o sin Spencer Tracy..., por poner algunos ejemplos. Sinceramente, me parece que, salvo para familiares y fans, son recordatorios que no tienen mayor importancia.

miércoles, 30 de agosto de 2017

Kastellet de Copenhague y Santa Catalina de Cádiz

Una de las visitas que quería hacer en Copenhague era al famoso Kastellet, una fortificación construida a partir de 1626, de la que conocía un dibujo que me recordaba al gaditano fuerte de Santa Catalina.

En la entrada del Kastellet -que esté muy cerca de la famosa Sirenita-, hay un altorrelieve con el plano de la fortificación, que si lo comparamos con el plano de Santa Catalina -recortado de uno mayor de 1724-, se constata el parecido.














La fortificación danesa es más grande y, aparte de tener uso social -como parque público y lugar de paseo- y cultural -destaca un concierto anual del Ballet Real de Dinamarca-, todavía tiene funciones militares.

Lo más sorprendente es ver que las laderas de sus murallas están cubierta de un cuidado cesped, en el que hay algunos cañones históricos, junto a bancos para los paseantes y, periódicamente, una patrulla militar que cuida el recinto, llamando la atención, muy educadamente, a quien se excede o se sale del camino establecido.




 En la última foto, la entrada principal al Kastellet.

lunes, 28 de agosto de 2017

Pascual Cervera no participó en la Gloriosa


Curioso lapsus en la ilustración sobre la Revolución Gloriosa (18 de septiembre de 1868), en Diario de Cádiz, cuando al recoger la noticia publicada el 20 de septiembre de dicho mes y año, cita a Prim y Topete, pero en la imagen aparece Pascual Cervera y Topete, quien, pese al parentesco que tenía con el almirante Juan Bautista Topete, no participó en el levantamiento iniciado en Cádiz, lo que se puede confirmar en los apuntes biográfico incluidos en la web dedicada al almirante Cervera.

En la imagen, la que reproduce Diario de Cádiz, que parece un recorte de la conocida publicada en 1893 por La Ilustración Española y Americana.

domingo, 27 de agosto de 2017

Churros españoles y el Nobel de Literatura

Como es conocido, el Premio Nobel de Literatura lo decide cada año la Academia Sueca, fundada en 1786 para cuidar y fomentar el uso del sueco.
Lo que es menos conocido es que los académicos suecos pueden desayunar, o merendar, churros españoles antes de la elección del premiado cada año. Los churros los pueden comprar en la misma puerta de la Academia, como se puede comprobar en las fotos siguientes.



viernes, 25 de agosto de 2017

Concurso 243

Está en Cádiz, ¿dónde?

De premio, ración de coles con morcilla de Chiclana.

jueves, 24 de agosto de 2017

¡Chitón!

La foto es de ABC

"Psssss, ¡chitón!, no critiques, que ya no gobierna Teófila, que ahora mandan los nuestros..."

Es lo que me faltaba por oír y por leer. Lo dicen y lo escriben y se quedan tan panchos: no critiques, no difundas los fallos, los errores o, lo que es peor, las faltas de soluciones a problemas concretos de la ciudad, pues si lo haces, si criticas, te lo dicen con meridiana desfachatez, le estás haciendo el juego a la derecha.

Por ejemplo, lo último que he escuchado: los que confirman que hay ratas en la playa de Santa María del Mar, favorecen a la derecha. Es decir, haberlas, haylas, pero no lo digas, que ensombreces la imagen del alcalde y ayudas al PP.

Quiero pensar que semejante aberración, que tratar de imponer silencio, no es una consigna municipal, pero observo que muchos que hace tres o cuatro años eran muy activos en las redes, criticando al ayuntamiento, ahora callan. Quizás, para no hacerle el juego a la derecha.

Estoy convencido de que Cádiz necesitaba un cambio, pero de ahí a tragar con todo, a callar y mirar para otro lado, hay un abismo en el que no pienso caer.

miércoles, 23 de agosto de 2017

Un modelo de museo


Hay quien ha escrito que el Museo del Vasa, en Estocolmo, es el mejor museo del mundo. No sé si es así, pero tras visitar un buen número de museos, creo que, al menos, está entre los mejores.

Un buen museo se logra cuando hay una idea clara de qué se quiere contar, eso es más importante, o tan importante, como lo que se quiere exponer. De ahí la insistencia en que debe haber un desarrollo museográfico y museológico previo a la construcción y apertura de un museo.

He conocido muchos museos muy bien concebidos y diseñados. Por ejemplo, en Portland está The Oregon Historical Society, fundado en 1898, pero renovado constantemente en su programa museográfico y como centro de investigación. En Honolulú me pareció muy buen museo el Bernice P. Bishop Museum, dedicado a la historia natural y cultural de Hawai. En Quito, en el Museo Alberto Mena Caamaño, hay un espacio dedicado a la interpretación histórica de la ciudad y la nación ecuatoriana, con un discurso museográfico muy bueno. Pero no hace falta ir tan lejos, en Barcelona está el Museo de Historia de la Ciudad, con un gran desarrollo discursivo, que, además, enlaza con otros museos y espacios convirtiéndose en un ejemplar centro de interpretación de la ciudad. O en Madrid, el Museo Romántico es también un buen modelo de didáctico discurso  museográfico.

Y sin duda destaca el Vasa, un museo construido y realizado en función de lo que se quería contar.

En el año 1628, el 10 de agosto, zarpó por primera vez el Vasa, un buque construido por orden de Gustavo Adolfo II, y tras avanzar apenas unas centenas de metros en el mar, el buque se hundió. En 1961, tras varios años de búsqueda, se consiguió reflotar el Vasa. Expuesto primero al aire libre, con evidente peligro de deterioro, en 1981 el gobierno sueco decidió construir un museo con las condiciones óptimas para conservar el buque.


Sin dudas la exposición del buque condiciona la arquitectura del museo, pero a su alrededor se ha logrado un discurso que explica la historia del buque, de la ciudad y de su gente, además de explicar las características de la navegación en el siglo XVII y la vida en el mar.


Sin dudarlo, uno de los mejores museos del mundo.