miércoles, 18 de octubre de 2017

Ley de Transitoriedad de Cataluña


Seguramente soy el último del mundo en leerme la Ley de Transitoriedad de Cataluña, de ahí que no esté tan bien informado como tantos otros, que saben mucho del tema. Por eso, para cubrir esa laguna que no me hace ver las cosas claras, la he leído con detenimiento y he sacado mis propias conclusiones del avance que supone.

Sin extenderme, voy a comentar dos o tres asuntos. Por ejemplo, el de la independencia del poder judicial.

Como es sabido, una de las cosas más criticadas del régimen del 78 es que la Justicia está controlada por el gobierno de turno, ya que la Constitución española dice que al Presidente del Tribunal Supremo lo nombra el Rey, "a propuesta del Consejo General del Poder Judicial", o que al Fiscal General del Estado también lo nombra el Rey, pero a propuesta del Gobierno.

Eso en Cataluña no ocurrirá, puesto que allí han asegurado la independencia del cargo, ya que al presidente del Tribunal Supremo y al Fiscal General los nombrará el presidente de la Generalitat. Está clara la diferencia: a unos los nombra un rey  y a los otros un presidente, que no es lo mismo.

Y con los poderes judiciales, igual, en sus nombramientos intervienen el Govern y el Parlament, que no es lo mismo que si lo hacen el Gobierno o las Cortes. Por ejemplo, en la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo, además de los cargos judiciales competentes, habrá cinco magistrados o jueces elegidos por el Parlament.


Pero lo que más me ha convencido es el asunto de la nacionalidad, tanto que ya estoy deseando una ley igual para Andalucía.

Los artículos 7 y 8 de la Ley, están dedicados a la nacionalidad catalana, y son, como deben ser, exigentes y controladores, con requisitos 
sobre el tiempo de residencia para obtener la nacionalidad, tan avanzados, que ya los establecía la Constitución de Cádiz de 1812.

Pero me gusta especialmente el art. 17.

En la universidad española, por decir algo, hay profesores que dan clase sin tener la nacionalidad española. Y en Europa igual, tengo amigos dando clases en Francia o en Alemania, sin tener la nacionalidad francesa o alemana; incluso pasa en Chile o en México... ¡Un despropósito!


Eso en Cataluña no va a ocurrir, para dar clase en una universidad catalana habrá que tener la nacionalidad catalana. ¿Qué es eso de que un emigrante, un extranjero, otro cualquiera, le quite un puesto de trabajo al nacional?, por eso la Ley de Transitoriedad de Cataluña, especialmente el punto 17.5, impide que quien no tenga la nacionalidad ocupe puestos del ejercicio del poder público, de la función pública.

También es interesante el art. 26, que reserva el derecho de sufragio "a las personas con nacionalidad catalana"; las excepciones se verán en el futuro.

Pero lo mejón de lo mejón es el artículo 9, cuando dice que "la atribución de la nacionalidad catalana no exige la renuncia de la nacionalidad española ni de cualquier otra", de manera que, si quiere, un independentista catalán conservará en España los derechos que le niega a los españoles en Cataluña.

¡Maravilloso! Que lo apliquen en Andalucía ¡ya!.
 

El ayuntamiento denunciado por xenofobia

Aunque parezca sorprendente, el ayuntamiento  de Cádiz ha sido denunciado por xenófobo por ACOM (Acción y Comunicación sobre Oriente Medio), una organización que dice defender los intereses compartidos entre Israel y España.

ACOM denuncia lo que considera acción discriminatoria y xenófoba del ayuntamiento al aprobar la Junta de Gobierno, el 16 de julio de 2016, su adhesión a la red de municipios libres al apartheid israelí, aludiendo también ACOM a la suspensión del ciclo de cine israelí organizado por la Fundación Municipal de Cultura, cuando ya había comenzado. 

La noticia es sorprendente, pero lo cierto es que ACOM ha obtenido ya varios éxitos judiciales por denuncias similares, como se puede ver en su web.

Más información en Cádiz Directo.

Las murallas de Cádiz y el comercio. Exposición


Excelente trabajo de REBOMBO Estudio, un equipo de creación, diseño e ilustración, formado por Raúl Gómez y Raquel Jove, que han recreado, sin perder rigor informativo histórico, la vida gaditana del siglo XVIII, partiendo de las murallas y a través del comercio, para ilustrar la llegada de la Casa de Contratación a Cádiz en 1717, la creación de otras instituciones, como el Colegio de Cirugía o el Observatorio, sin olvidar la sociedad de la época, la vida cultural, los vendedores ambulantes o la esclavitud.




Ha sido un placer colaborar con REBOMBO.
En la Casa de Iberoamérica. Merece la pena una visita pausada. 

Soy solo una mujer y ya es bastante

De Gloria Fuertes, en las calles de Madrid. La foto me la envió Juan S. P. G. 


lunes, 16 de octubre de 2017

30 años de Burguesía

Es coincidencia, pero este 2017 me está haciendo algo nostálgico.

He recordado en dos entradas anteriores la publicación de dos libros, el primero que me editaron hace 35 años, La desmortización civil en Cádiz en el Bienio Progresista, y el trabajo colectivo que coordiné hace treinta, Prensa gaditana, 1763-1936.

Hoy, 16 de octubre, también se cumplen treinta años de la presentación de La burguesía gaditana en la época isabelina, libro surgido de mi tesis doctoral, que no publiqué completa, pues por razones de extensión editorial, no se incluyeron un epígrafe introductorio sobre la ciudad, un capítulo dedicado a la evolución demográfica de Cádiz entre los años 1800 a 1875, además de otros epígrafes breves y algún apéndice de menor importancia.

En el acto de presentación coincidí con Mercedes Fórmica, que presentaba su texto autobiográfico La Infancia, como recogió Diario de Cádiz el 17 de octubre de 1987.

El recorte del periódico que pongo es un recuerdo que me emociona, pero no por el acto en sí, si no por el mismo recorte, que no lo había guardado yo. Cuando murió Jesús Díaz, el de Las Banderas, su hija Marita me entregó el recorte del periódico que mi amigo Jesús guardaba en un ejemplar de mi libro.

He de decir, también, que de La burguesía, lo que más me satisface es que, treinta años después, sigue siendo un libro citado por otros investigadores.

Información municipal


Uno de los mayores errores democráticos es ocultar información, a la que legítimamente tienen derecho, a los grupos de oposición.

Durante sus años de mandato el PP escamoteaba la información a la oposición, de manera destacada al PSOE por mucho que realizara, por los cauces establecidos, preguntas al equipo de gobierno de Teófila Marínez, como recordábamos aquí.

Ahora toda la oposición se queja de falta de información, de que los requerimientos para conocer el desarrollo de asuntos municipales, enviados al alcalde o al equipo de gobierno actual, en la mayor parte de las ocasiones quedan sin respuesta, utilizando, a veces, el mismo recurso que usaba el PP, decir que se ha enviado la consulta a la delegación correspondiente, de la que casi nunca se recibe respuesta.

Mal hace José María González y su equipo de gobierno imitando a sus antecesores, sobre todo cuando todos recordamos las promesas de puertas abiertas y paredes de cristal que se hicieron el mismo día de la toma de posesión del alcalde. 

viernes, 13 de octubre de 2017

Luis Quintero


Me sorprende y me apena la noticia de la muerte de Luis Quintero, a quien traté esporádicamente, algunos intercambios de correos y breves conversaciones, pero de cuya obra me declaro admirador desde que conocí, allá en La Colonial, algunos de sus trabajos, después exposiciones y muestras, pero sobre todo, admiro -no voy a usar el pasado- la obra que ha dejado en la ciudad.

Creo que "El candado" que está en la glorieta de los Peridistas, es el mejor monumento que ha dejado el Bicentenario de la Constitución, como escribí en su día, por encima de "El pájaro", que no obstante, el pájaro, es mejor que Queco y Queca.

Además, ha dejado dos esculturas, excepcionales, dedicadas a dos grandes escritores gaditanos. La magnífica escultura de Fernando Quiñones, captado paseando por La Caleta, y la genial representación de Carlos Edmundo de Ory en la Alameda, cuya imagen ilustra este comentario.

Como dice Tamara Garía en Diario de Cádiz, Luis Quintero no se ha ido del todo. 

jueves, 12 de octubre de 2017

La recogida de basura


Lo de la basura, la recogida de basura, clama al cielo. La mayoría de los bidones no se vacían completos, ya que lo habitual es que el operario coja las bolsas de basura de un bidón y las ponga en otro, que es el que vacía completo en el camión, de manera que en los bidones quedan restos de basura, latas y, sobre todo, suciedad, por que, esa es otra, los bidones llevan meses, casi años, que no se limpian, dejando un hedor notable en las casapuertas.

La primera foto es de agosto de 2017; la segunda de agosto del 14; la tercera de mayo del 16; y la cuarta de abril del 13, siempre del mismo bidón, sin vaciar y sin limpiar. El ayuntamiento debería tomar medidas.




Concurso 245

Está en Cádiz, ¿dónde?

De premio, crema catalana, que está de moda.


miércoles, 11 de octubre de 2017

Progres inquisidores

Ellos creen que son los más modernos, intentan parecer los más avanzados, los más progres, todo, o casi todo, les parece mal, etiquetan a todos los que no opinan como ellos, a los que no les dicen "sí, señor", a los que no les aplauden sus ocurrencias, a los que disientes de sus consignas -que no pensamiento-, como fachas, de manera que todos los que no les dicen lo guay que son, son eso, unos fachas. Pero a pesar de sus peroratas, a pesar de sus posturitas, a pesar de la reiteración de sus consignas, no terminamos de saber qué piensan, de qué van, qué ideología tienen y sustenta su aparente discurso.

Todos, salvo ellos, lo hacen mal y son, ya se sabe, unos fachas. Confunden el derecho y la defensa de las libertades democráticas, con el autoritarismo, dicen ser internacionalistas, pero apelan al nacionalismo excluyente, dicen defender el derecho de las minorías, mientras aplastan con su verborrea al disidente. No les lleves la contraria, que te machacan en las redes sociales, que tan bien controlan. En los últimos meses andan revueltos, inquietos, hablan y sueltan estereotipos, lo critican todo, pero no aportan nada, nunca ofrecen una solución, sin duda por ser incapaces de elaborar un discurso positivo. A la postre, son la nueva inquisición, solo son tristes progres inquisidores. 

XVIII Encuentro de la Ilustración al Romanticismo



martes, 10 de octubre de 2017

Mi apoyo más fervoroso a la nueva Carrera Oficial


Puede ser el acontecimiento más importante de lo que va de siglo en Cádiz, me refiero, claro está, al cambio de la Carrera Oficial para los desfiles procesionales de la Semana Santa.

Me parece una idea formidable, una propuesta absolutamente conveniente, que la Carrera comience en la confluencia de las calles San Francisco con Nueva, y termine en Novena, es sencillamente genial, le auguro éxito y, como digo, con todo fervor apoyo la propuesta y mi aplauso entusiasta al nuevo Consejo de Hermandades, que por fin me liberará del encierro que padezco, cada Semana Santa, desde que comenzó el siglo XXI.


lunes, 9 de octubre de 2017

Tu percha por los suelos


Los que han dejado ese cartel, saben que no es el sitio, pero les da igual. Falta de civismo a raudales.

Primor de basura

Recién abierta, Primor, una demostración de falta de civismo
La foto, de Jesús M., está hecha el viernes, noche, en la plaza del Palillero.

domingo, 8 de octubre de 2017

Banderas


Hemos pasado una semana de confusión ideológica, de manipulación y de etiquetado facilón, sin reflexión.

Entre tantas cosas chocantes, entre tantos tópicos y consignas reiteradas, sorprende la cantidad de conocidos que han criticado la colocación de banderas españolas en balcones de Cádiz, en muchos casos, etiquetando como "fachas" a los que ponen la bandera.

Lo más llamativo es pensar que, quienes así califican a los demás, se dicen partidarios acérrimos de la libertad de expresión, pero les molesta que alguien exprese su opinión colgando una bandera, un trozo de tela con un significado concreto, en su balcón.

¿Tú eres español?


Fue el 11 de julio de 2010. Como tantos otros, fui a una cervecería a ver cómo terminaba la final del mundial que disputaban Holanda y España, llegué tarde, con el partido bastante avanzado, pero, entre un montón de gente pendiente de la pantalla del televisor, logré llegar hasta la barra, pedir una cerveza, y quedarme allí acodado. Cuando por fin Iniesta consiguió meter el balón en la portería holandesa se desató la euforia, la gente se abrazaba y, sobre todo saltaba. Pasados unos segundos, uno que estaba a mi lado me miró fijamente y me preguntó "¿por qué no saltas?", no recuerdo qué le dijo, pero insistía, "eres el único que no ha saltado con el gol", y de pronto me espetó "¿tú eres español?".

He recordado la escena en estos días, después de que algún amigo me escribiera, por las redes sociales, que poner fotos de la manipulación de la violencia policial que hizo la ya famosa Marta Torrecillas, era justificar la violencia, incluso que demostrar las mentiras era incitar al odio, dándome a entender, claramente, que era mejor dejar estar la manipulación, la tergiversación y la mentira, que intentar ver la realidad.

Ya he dicho que en el asunto catalán, como en tantos otros, lo que me molesta es la mentira, la manipulación de la historia y de la verdad. Por eso no me he sentido cómodo en estos días, no solo por lo que me dijeron, más aun cuando leía los comentarios de algunos que, en medio de un tremendo cacao ideológico y mental, decían que no vivimos en una democracia de verdad y, entonces, en plan abuelete Cebolleta que siempre he tratado de evitar, recordaba que muchos de los que lo dicen son más jóvenes que la Constitución de 1978, que siempre han vivido en lo que denominan "el régimen del 78", un régimen, no se olvide, de libertades, en nada parecido a la dictadura franquista, que yo sí conocí.

viernes, 6 de octubre de 2017

¿Cuándo se reúnen las Cortes?


Da vergüenza comprobar que el Parlamento Europeo lleva toda la semana tratando lo ocurrido en Cataluña, mientras que en el Parlamento español no han tenido tiempo para reunirse, reduciéndolo todo a que algunos líderes den ruedas de prensa que no conducen a nada. 

Y es vergonzoso, sobre todo, si recordamos que a los políticos, de todas las tendencias, se le llena la boca al hablar de que la soberanía reside en el pueblo, que está representado por las Cortes, esas Cortes, esa representación del pueblo, que no ha tenido tiempo para reunirse y hablar de la soberanía.

miércoles, 4 de octubre de 2017

El discurso del rey


La Constitución de 1978, que Felipe VI citó ayer en su discurso, además de convertirlo en símbolo de la unidad y permanencia "del Estado", otorga al rey un papel de árbitro y moderador del funcionamiento regular de las instituciones (art. 56.1).

He leído -no escuchado, leído- dos veces el discurso del rey, y creo que asumió el primer papel, el de símbolo, pero olvidó el segundo, el de árbitro y moderador, antes al contrario, el tono y el contenido del texto es beligerante, alineado con el pensamiento del sector más duro, más reaccionario, de la derecha española y del PP.

Todos sabemos que los discursos del rey los "inspira" el gobierno de turno, pero se podía esperar cierta sensibilidad de quien, dicen, se ha preparado desde su infancia para el oficio de rey. Ayer el rey tomó partido, y no lo tomó, precisamente, por el diálogo, el arbitraje y la moderación.

La foto está tomada de casareal.es

martes, 3 de octubre de 2017

Uno de los errores de Mariano que nos han traído hasta aquí.


Copio más abajo un excelente artículo de Javier Cercas, publicado en El País Semanal hace tres años, concretamente, el 14 de octubre de 2014, sobre cómo el gobierno de Mariano Rajoy prohibió la presentación, en el Instituto Cervantes de Utrecht (Holanda), de la novela Victus, en la que el escritor catalán Albert Sánchez Piñol narra -novela- la Guerra de Sucesión y la caída de Barcelona el septiembre de 1714. Como cuenta Cercas, el gobierno peperiano, en una demostración más, no solo de censura, si no de la estulticia de la que hace gala, prohibió el acto de presentación.

Aunque advierto que, en mi opinión, la interpretación nacionalista catalana de lo ocurrido el 11 de septiembre de 1714, es una manipulación histórica -se les "olvida" decir que los Comunes de Cataluña hicieron un llamamiento a resistir en nombre del rey, la patria y España-, el texto de Javier Cercas ayuda a comprender algunas cosas de lo que está ocurriendo en Cataluña, al menos en mi caso.   

El texto de Cercas:

El momento en que empiezas a corromperte

Albert Sánchez Piñol es ahora mismo, junto con Jaume Cabré, el escritor más internacional de la literatura catalana. Su última novela se titula Victus y en ella narra, con humor, desparpajo y aliento épico, la guerra de sucesión española y la caída de Barcelona el 11 de septiembre de 1714. No sé si es la mejor novela de su autor, pero sí que, a pesar de que se centra en el punto donde convergen todos los demonios históricos del nacionalismo catalán, no es una novela que se resigne a los clichés del nacionalismo: baste recordar que, aunque Sánchez Piñol escribe sus novelas en catalán, ésta la ha escrito en castellano, y que el héroe de la historia es Antonio de Villarroel y Peláez, militar castellano aunque nacido en Barcelona.

El jueves 4 de septiembre fue de improviso cancelada en Utrecht, sede del Instituto Cervantes de Holanda, la presentación de la traducción holandesa de Victus. Teniendo en cuenta que faltaban sólo 7 días para la gran manifestación del 11 de septiembre, Día Nacional de Cataluña, es asombroso que la decisión no fuera tomada por un independentista radical infiltrado en el Ministerio de Asuntos Exteriores con el fin de alimentar el independentismo catalán dando argumentos a quienes denuncian la ilusoria opresión de la cultura catalana y los tics autoritarios reales del Gobierno español; pero no: por mucho que cueste creerlo, la decisión fue adoptada por el Gobierno. El motivo alegado para hacerlo es que el día anterior se había producido en Ámsterdam, en un acto público celebrado en la sede de Diplocat –el organismo diplomático del Gobierno catalán–, un rifirrafe verbal a cuenta de la veracidad del libro, y el Gobierno español temió que el acto de Utretch “se politizase”. Se trata de una excusa sin sentido, que delata una ignorancia alarmante sobre lo que es una novela y no consigue enmascarar un acto intolerable de censura (ni un alarde de torpeza política): una ficción no es un libro de historia, pero, si la interpretación de la historia que ofrece no nos convence, lo que hay que hacer es refutarla con datos y razones, no acallarla; por lo demás, no hay literatura digna de tal nombre que sea sólo un entretenimiento inofensivo para gente ociosa: la verdadera literatura es –lo dijo Vargas Llosa hace 50 años– fuego, insumisión, dinamita, provocación moral y política, y por eso todo acto literario de verdad es también un acto político.

No comparto las ideas de Sánchez Piñol sobre la independencia de Cataluña, pero mucho antes que la independencia o la dependencia está la democracia, y no hay democracia que valga sin libertad de expresión. El hecho, sin embargo, es que, hasta donde alcanzo, quienes han protestado por este atropello han sido sobre todo independentistas, mientras que los no independentistas apenas lo han hecho (o han hablado tan bajito que casi no se les ha oído); me parece un error. Es verdad que el Gobierno catalán está haciendo trampas con la democracia; pero eso no autoriza al Gobierno español a cometer el menor abuso o desmán. Más aún: en el momento en que empiezas a justificar los errores y abusos de los tuyos porque son de los tuyos (o porque parece o dicen que lo son), empiezas a corromperte; es decir, empiezas a perder la razón. Esto no lo escribió George Orwell, pero pudo hacerlo, porque nadie como él nos enseñó que la izquierda empezó a corromperse y a perder la batalla cuando empezó a justificar los abusos y errores de los suyos. Nunca más: un error o un abuso son un abuso o un error lo cometa quien lo cometa, y casi estamos más obligados a denunciar los de los nuestros que los de los demás. Para no corrompernos. Para no perder la razón.

Pero sobre todo para no perder la decencia. Así que, si un escritor no independentista tuviera previsto un acto público en Holanda organizado por la Embajada española e, incapaz de tomar la palabra donde acaban de arrebatársela a un conciudadano suyo, hubiera decidido cancelar dicho acto, no debería interpretarse este gesto de protesta como una reacción gremialista, sino como un acto de defensa propia: solidarizándose con Sánchez Piñol, el escritor estaría solidarizándose consigo mismo, porque, si a un ciudadano con los mismos derechos que nosotros le quitan derechos, también nos los quitan a nosotros. Seguro. 




Machistas, no

Aunque comparto la idea, no me gusta ese uso del idioma, pero, sobre todo, me parece muy mal dónde han pintado el mensaje. En las murallas de San Carlos.

lunes, 2 de octubre de 2017

Cádiz y la esclavitud


Esta semana se celebra, en la Facultad de Ciencias Económica y Empresariales (Sala de Conferencias), el Encuentro Internacional "Cádiz en la red del tráfico negrero: de la legalidad a la clandestinidad". Este es el programa previsto:

Jueves 5 de octubre
9:00-9:30. Acto de apertura

9:30-13:00. Primera sesión. Moderador: Javier Maldonado Rosso

9:30-10:15. Arturo Morgado García (Universidad de Cádiz)
La ruta de la esclavitud en el Cádiz Moderno

10:20-11:05. Eloy Martín Corrales (Universitat Pompeu Fabra, Barcelona)
La paulatina desaparición de la esclavitud en la España del primer tercio del siglo XIX

11:05-11:30. Pausa para café

11:30-12:15. Enriqueta Vila Vilar (EEAA-CSIC, Sevilla)
Las Cortes de Cádiz y el problema de la esclavitud

12:15-13:00. Coloquio

15:30-19:00. Segunda sesión. Moderador: Juan Luis Pulido Begines

15:30-16:15. Jesús Sanjurjo Ramos (University of Leeds, Inglaterra)
Wilberforce, Argüelles y Toreno: influencia británica en los primeros discursos abolicionistas en España

16:20-17:05. José Antonio Piqueras y Emma D. Vidal (Universidad Jaume I, Castellón)
Los contratistas británicos: entre el monopolio y el comercio libre de esclavos africanos

17:05-17:30. Pausa para café

17:30-18:15. José Luis Belmonte Postigo (Universidad Pablo de Olavide, Sevilla)
Esclavitud, libertad, ciudadanía e independencia durante la segunda proclamación de la Constitución de Cádiz en Santo Domingo

18:15-19:00. Coloquio

19:00. Visita programada

Viernes 6 de octubre

9:30-13:00. Tercera sesión. Moderador: Alberto Ramos Santana

9:30-10:15. Lizbeth Chaviano (Universitat Pompeu Fabra, Barcelona)
Señales del tráfico negrero en el puerto de Cádiz a través de las entradas y salidas de embarcaciones, 1789-1830

10:20-11:05. Martín Rodrigo y Alharilla (Universitat Pompeu Fabra, Barcelona)
Cádiz y la trata negrera en el siglo XIX

11:05-11:30. Pausa para café

11:30-12:15. María del Carmen Cózar Navarro (Universidad de Cádiz)
Entre Cádiz y La Habana: Pedro Martínez y Compañía, la gran casa de comercio de esclavos en el reinado de Isabel II

12:15-13:00. Coloquio

16:00-19:30. Cuarta sesión. Moderadora: Lola Lozano Salado

16:00-16:45. Mercedes García Rodríguez (Universidad de La Habana, Casa de Altos Estudios Fernando Ortiz)
1852, contrabando de esclavos y corrupción en Cuba: dos estudios de caso

16:50-17:35. Leida Fernández Prieto (Instituto de Historia-CSIC, Madrid)
Semillas y conocimiento en la red del tráfico negrero: Cuba- España-África

17:35-18:00. Pausa para café

18:00-18:45. Consuelo Naranjo Orovio (Instituto de Historia-CCHS, CSIC, Madrid)
Esclavitud y racialización en las Antillas hispanas, siglo XIX

18:45-19:30. Coloquio

19:30-20:00. Acto de clausura

Línea roja

Ayer, por Santa Bárbara, sobre las 20,40.

Resultados sobre votos escrutados: 100,88% del censo

Para la Generalitat, un éxito total, cuando llevaban el 95% de los votos escrutados, el resultado de la suma de votantes era el 100,88%.


Dimisión

Los dos individuos de la foto deberían haber presentado su dimisión anoche, pero como pedir la dimisión de otros es un brindis al sol, lo que les pido es que convoquen elecciones de forma inmediata.

Ambos han sido los responsables de lo que ocurrió ayer en Cataluña. Aunque la policía actuara siguiendo un mandato judicial, a la situación de ayer se llegó por la incapacidad política de Rajoy y Puigdemont, secundados, en ambos casos, por los suyos, por los de cada uno.

Y si ninguno de los dos dimite, hay que presentar mociones de censura, con el compromiso ineludible de quienes las presenten, de convocar elecciones en Cataluña y en España, como muy tarde, en el plazo de una semana. Solo con unas elecciones limpias -con una consulta legal y fiable al electorado- sabremos lo que quiere el pueblo soberano.